COCINA PARA TORPES #1: GARBANZOS CON ESPINACAS

viernes, junio 06, 2014

Como estudiante que vive fuera de casa, no siempre dispongo de tiempo o recursos para cocinar como quisiera. En esta situación, los tuppers la mamma son el maná... hasta que se acaban. Como sé que hay muchos más estudiantes ahí fuera en estas circunstancias intentaré, de vez en cuando, subir alguna receta rápida, sencilla y barata de las que vaya probando. Serán cosas fáciles; tened en cuenta que aún estoy aprendiendo a cocinar y mis inicios fueron bastante demigrantes (sí, "demigrantes", si quieres ver un ejemplo ilustrativo de demigrancia, pincha aquí). 

En esta ocasión traté de recrear una receta del libro La comida de la familia de Ferrán Adriá que vi en uno de los Aslan Cooks del canal de Youtube essiebuttonvlogs: garbanzos con espinacas. Se trata de un plato rápido de preparar (los garbanzos ya están cocidos) y muy sustancioso. No voy a indicar cantidades exactas porque, al ser tan sencillo, se puede regular y usar más o menos de una cosa u otra según convenga o apetezca. ¡Manos a la obra!




En primer lugar, lavamos las espinacas. Las escurrimos un poco y las pasamos a una olla a temperatura media. No es necesario añadir agua, pues con la que las empapa tras el lavado es suficiente para que hiervan. 
A continuación, y mientras se hacen las espinacas, aprovechamos para cocer los huevos. Unos 10 minutos en agua hirviendo será suficiente para que queden bien hechos. Los pasamos a agua fría para ser capaces de pelarlos (cuidado con los dedos) y los reservamos.
Mientras se hacen los huevos, aprovechamos para preparar el tomate: lo pelamos (si no lo habíamos hecho antes), lo troceamos en pedazos pequeños y lo pasamos, finalmente, por la batidora, hasta que quede una crema uniforme.
A continuación ponemos la crema de tomate a escurrir para que pierda el exceso de agua.
A estas alturas (¡tenemos que vigilarlo si no queremos que arda la cocina!) las espinacas ya deberían estar listas. Las escurrimos, presionándolas, para que pierdan ese exceso de agua. Finalmente, las cortamos en trozos pequeños (gracias a esas manos ayudantes por hacerlo por mí ).
¿El siguiente paso? ¡Sacar la sartén (o wok, u olla, cualquier cosa nos vale) y acabar esta deliciosidad de plato! Primero ponemos algo de aceite de oliva en el fondo de la sartén y, cuando empiece a calentarse, añadimos un poco de cebolla. Este paso es opcional, si no te gusta la cebolla, ¡pasa al siguiente!
Luego, incorporamos el tomate triturado y lo dejamos un par de minutos. Snff, snff... ¡ya empieza a oler rico! A continuación, añadimos los garbanzos cocidos y las espinacas troceadas y lo vamos revolviendo todo, sin dejar que se queme. Casi por último, incorporamos el caldo de pollo según veamos que necesita, sin pasarnos de cantidad, y lo dejamos unos minutos, hasta que se reduzca. 

Para terminar, lo emplatamos, sin olvidarnos del huevo...

El resultado es muy sabroso y nutritivo. Al ser mi primera receta se me fue un poco la mano y usé un recipiente distinto para cada paso (hacer el caldo, cocer los huevos, hervir las espinacas...) pero todos sabemos, estudiantes o no, que en la cocina no hay sólo que cocinar bien, sino también ser eficientes e intentar manchar lo menos posible y reducir al mínimo el número de utensilios y, este plato, se podría haber hecho con muchos menos... ¡iremos mejorándolo!

¿Conocíais esta receta? ¿Os apetece probarla? Si os animáis a hacerlo, contadme si os gusta. :)

¡Gracias por leerme!





You Might Also Like

0 comentarios

Sígueme en Bloglovin'

Follow on Bloglovin

Subscribe